evaristo_avils.jpg

www.lasnoticiasdeeltabo.cl 

 

 

El sábado 14 de Junio, en la sección cartas al director de diario Líder de San Antonio, se publicó una carta de don Maximiliano Avilés, hijo del concejal Evaristo Avilés (RN) de la comuna de El Tabo.

 

Maximiliano Avilés se refiere al lamentable fallecimiento de don Carlos Aravena Zelada. Avilés apunta en contra del alcalde Emilio Jorquera responsabilizándolo por la falta de luminarias en el sector donde se produjo el accidente. Lo que no menciona el hijo del concejal es que esas luminarias dependen del condominio Ilimay y no del municipio tabino. Esto es sabido por don Maximiliano por lo que su comentario es, a todas luces, malintencionado.

 

Hay que recordar que Avilés hijo fue funcionario municipal durante la administración de José Pérez (UDI), a pesar de ser hijo de un concejal. Esta fue una de las razones que acogió el Tribunal Electoral de Valparaíso para destituir al ex alcalde Pérez.

ilimay.jpg

Avilés posee una oficina de arquitectos a una cuadra, aproximadamente, de la municipalidad de El Tabo y su padre, el concejal Evaristo Avilés, tuvo la desfachatez, en una reunión de concejo, de solicitar al alcalde Emilio Jorquera, ordenara a los funcionarios municipales del departamento de Obras para que enviaran a los usuarios o vecinos, que realizan trámites en ese departamento, a la oficina de Maximiliano Avilés para la confección de planos y asesorías relativas a este rubro.

 

Sobre las luminarias faltantes entre Las Cruces y El Tabito, los cables fueron hurtados hacen, más menos, tres años atrás, durante la administración de José Pérez y en aquella época don Maximiliano nunca se pronunció al respecto.

 

Maximiliano Avilés también estaría postulando a un cargo político para las próximas elecciones municipales de Octubre. Esto ha dado como resultado la profunda molestia e indignación de los familiares de don Carlos Aravena.

 

Primero porque estiman que la actitud de Maximiliano Avilés ha sido la de instrumentalizar el fallecimiento de su pariente con fines claramente políticos o electorales. Y segundo, porque Maximiliano dice haber sido amigo de don Carlos Aravena, sin embargo no hizo acto de presencia ni en el velatorio ni en los funerales de don Carlos Aravena.

 

Esta es la realidad de los hechos y la ciudadanía debe estar al tanto de esta realidad para que, llegado el momento de acudir a las urnas, en Octubre próximo,  tomen la decisión correcta con el debido conocimiento de causa.