jaime.jpgPor lo menos entre 15 a 27 familias de funcionarios municipales de El Tabo podrían sufrir los efectos de despidos por rechazo de modificación presupuestaria encabezada por concejales Jaime Bravo (PS) y Juan Carlos Tiznado (UDI).

Así lo manifestó alcalde Emilio Jorquera y abogado Mario Aguirre, luego del concejo del sábado 19 de julio.

www.lasnoticiasdeeltabo.cl


Agregado a esta nota:

Con respecto a otra modificación presupuestaria, para el mejoramiento de la multicancha de Villa El Tabo por $ 3.825.000, Jaime Bravo también votó en contra solicitando que esta fuera, primero, estudiada por la comisión de finanzas que él mismo preside. Sin embargo, esta si fue aprobada, por el resto de sus pares, ya que esta modificación había sido vista por el concejo en anterior reunión. Esta actitud indica una tendencia o una señal respecto a la nueva disposición. del concejal Bravo, en su labor fiscalizadora y ante el alcalde Jorquera..


El alcalde explica que la Contraloría hizo ver que algunos cargos de la municipalidad no pueden seguir siendo realizados por personal que no es a contrata.

emilio_y_tomas.jpg

Es el caso del departamento del juzgado, donde existen funcionarias que giran documentos para ser pagados en Tesorería. Esas funcionarias no pueden tener contratos a honorarios porque no tienen responsabilidad administrativa.

Lo mismo sucede en Obras, Tránsito, inspección, choferes, etc.

La situación se ha generado debido a que Contraloría aún no aprueba el escalafón de funcionarios y las calificaciones venían atrasadas desde el 2004. La actual administración debió realizar las calificaciones correspondientes al 2004, 2005, 2006 y 2007.

En reunión con la Contraloría, el día jueves 17 de Julio, la Contralora de Valparaíso se comprometió a que este escalafón estaría aprobado a fines de Agosto.

En resumen, Contraloría reconoce la situación generada pero señala que esos cargos de responsabilidad administrativa no pueden seguir en manos de personal de honorarios.

Recomienda que esas personas pasen a contrata a pesar de que se sobrepasa el porcentaje indicado por la ley.

De hecho, ningún municipio en el país cumple con los porcentajes legales en cuanto a los contratos de planta y contrata.

Producto de esta situación es que se solicitó esta modificación presupuestaria, 45 millones de pesos, para poder financiar estos cambios de contratos de honorarios a contratos de contrata, a solicitud de la propia contraloría.

Jaime Bravo intentó aclarar que cuando se formuló el presupuesto del 2008, en Diciembre del 2007, se pidió al encargado de finanzas, Arturo Álvarez, la información sobre la situación existente sobre los contratos de personal, y de acuerdo a eso se trabajó. Según Bravo, ahora se presenta otra situación y dice sentirse engañado.

Jaime Bravo argumenta que, al aprobar esta modificación, los concejales estarían aprobando una ilegalidad, al aprobar una situación que permitiría sobrepasar los porcentajes de contrataciones a contrata versus planta indicados por la ley, y acusa al director de finanzas por traer al concejo un tema que es ilegal.

Bravo también se pregunta cual es la situación de los 50 millones aprobados para las cámaras de seguridad y porque no se han hecho esas licitaciones.

También se pregunta que pasó con la licitación del PLADECO y del PLADETUR.

El alcalde Jorquera respondió al concejal Bravo que, él sabe bien que, en el caso de las cámaras, la empresa subió su presupuesto a 150 millones y debido a esa alto costo, se deshecho esa oferta.

NR: De hecho, en el caso de las cámaras de seguridad, el propio concejo, incluyendo el concejal Bravo, decidió, en una reunión anterior, buscar una alternativa a través de algún proyecto FNDR. formulado por SECPLA, al igual como lo hizo Cartagena. Por lo tanto, no se entiende esta duda, ahora, del concejal Bravo frente a este tema.

En el caso del PLADECO y PLADETUR, el propio concejal Juan Carlos Tiznado reconoció que él pidió la postergación de estas licitaciones, para después de las elecciones municipales, y así evitar malas interpretaciones o malos usos de estas iniciativas.

Jaime Bravo intentó evitar la votación de esta modificación bajo el pretexto de que el encargado de finanzas no la tenía en este momento pero el abogado Mario Aguirre le recordó que esta fue presentada el 20 de Junio y en la ocasión no se votó y se solicitó un informe jurídico. Este fue presentado en esta reunión.

Ante esto se decidió votar en esta reunión y esta fue rechazada por los concejales, Bravo, Sariego, Tiznado y Aravena. Marco Núñez votó a favor.

Jaime Bravo solicitó que esta materia sea tratada por la comisión de finanzas que él preside, junto al concejal Tiznado, después de la próxima reunión de concejo a efectuarse la próxima semana.

Análisis:

Aquí, el nuevo escenario es bastante claro y clara son también las motivaciones políticas.

En la parte administrativa, el concejal Bravo no puede pretender que el encargado de finanzas, Arturo Álvarez, supiera, en Diciembre del 2007, al momento de formular el presupuesto 2008, la situación que se generaría, 7 meses después, por la no definición de contraloría sobre el escalafón de funcionarios. No se puede sentir engañado.

Sobre las licitaciones de las cámaras de seguridad, el concejal Bravo olvidó lo que se acordó al respecto y está explicado, más arriba, en esta misma nota.

Sobre el PLADECO y PLADETUR, fue el propio concejal UDI. Juan Carlos Tiznado quien aclaró que él (Tiznado) solicitó esta postergación de licitaciones. 

Y sobre esta modificación presupuestaria, el concejal Bravo decidió que el tema sea tratado por la comisión de finanzas, conformada por él mismo y el concejal Tiznado, después de la próxima reunión de concejo, y no antes.

Este después y no antes, implica que la decisión no se tomará en la reunión de concejo de la próxima semana sino que en dos semanas más. Hay que recordar que ambos concejales, de polos opuestos politicamente, residen en Santiago y no en El Tabo. Esta distancia geográfica dilata importantes reuniones y soluciones de conflicos en el tiempo.

En la parte política, esta es nuestra opinión.

Bravo ha reconocido publicamente que la actual administración ordenó las finanzas y la administarción. ¿Que explica esta metamorfosis?

Es vox populis, en el ambiente político y provincial, que el concejal Jaime Bravo, una vez más, se equivocó.

Se equivocó con su compañera, Rossana Flores de San Carlos, se equivocó y se sigue equivocando con Fernando Mena a quién impuso candidato a concejal en El Tabo,  se equivocó con Sergio Cortés en el municipio, se equivocó con el Senador Ominami, etc.

Bravo supuso y estaba completamente convencido de que el candidato de la concertación sería el ex alcalde Luis García Jofré y no el actual alcalde Emilio Jorquera. Se volvió a equivocar.
 
En base a estos supuestos, Bravo jugó mal sus cartas y ahora el escenario es otro.

Eso explicaría todas estas trabas que está planteando dentro del propio concejo. Esto quedó en evidencia en esta última reunión. Bravo está confundido y otro confundido, Luis García Jofré, contribuyó a esto.

Pero esta confusión de Bravo podría tener sus costos, justamente con los más humildes, con funcionarios municipales a honorarios que trabajan sin previsión, sin beneficios, sin horas extras, sin vacaciones y ahora, posiblemente, sin trabajo, sin finiquito y sin derecho a cobros de cesantía. (logros del sistema neoliberal (legislación laboral)  heredados de Pinochet y avalados, durante 18 años, por quienes todos sabemos).

Nota aparte: 

Fernando Mena ocupó un cargo municipal en la OMIL, en El Tabo, y no rindió frutos. Luego apareció postulando en la licitación para elaboración del Pladeco y no cumplió con los requisitos. Ahora es candidato del PS. a concejal y no reside en la comuna de El Tabo.