concejo.jpgwww.lasnoticiasdeeltabo.cl

SIEMPRE JUNTO AL PUEBLO

Algunos encuentran sobredimensionado el oponerse a la entrega de comodatos en sesiones secretas.

Pero lo preocupante es que, en uno de estos módulos municipales cedido en comodato a un tercero, a vista de cualquier observador imparcial, se comercializan fotos o postales producidas por una familiar directa de un concejal, con la agravante de que en estas ventas no se otorgan boletas de ningún tipo.

Dicho de otra forma, un concejal contribuyó con su voto aprobando la entrega de un bien municipal en beneficio de un familiar directo. Las reparaciones corrieron por cuenta del municipio y los productos que se comercializan no pagan impuestos. Y todo esto se decidió en sesión secreta.

Los mismos que antes, como simples ciudadanos, rechazaban estos secretismos, ahora como concejales los utilizan y justifican.

En este municipio se dio una dolorosa y extenuante lucha por recuperar el estado de derecho, para terminar con la corrupción y por la transparencia en el actuar.

Por lo tanto, si no le damos importancia a estas prácticas. Si hacemos la vista gorda y guardamos silencio, a sugerencia de estos mismos concejales, habremos sido cómplices por omisión y habremos sembrado la primera semilla para que esto se siga repitiendo.

Esto tal vez responde la duda del concejal crucino, favorecido con este comodato, que nos preguntaba en que nos afectaba la situación del módulo de la discordia. Que porqué mejor no guardábamos silencio. Para que seguir peleando.

Por otra parte, cuando un concejal que se dice radical y otro DC, proponen y pretenden impedir o prohibir la presencia de alguien en las sesiones de concejo, que por ley son públicas, cometen varios pecados. 

Primero traicionan los principios democráticos básicos de los partidos políticos que dicen representar y segundo porque, desde un principio han recalcado la intención de velar por el derecho, pero privadamente pretenden vulnerarlo. Para que hablar de la transparencia o la consecuencia.

Hay que aclarar, una vez más, que el hecho de ser funcionario municipal no implica el tener conculcado derechos constitucionales tales como la libertad de expresión y opinión.

Ante la ley y la Constitución somos todos iguales.

El concejal Radical, envuelto en un enjambre de muletillas lingüísticas, culpó al alcalde por poner estos temas en la tabla pero quienes aprobaron los comodatos fueron los concejales y quién solicitó una sesión secreta fue este mismo concejal.

El discurso que se pretende dar, mostrándose con la intención de trabajar por la comuna evitando los conflictos de antes, no resulta coherente con la permanente actitud de acusar a funcionarios municipales o departamentos municipales basándose en chismes recibidos en la calle o manipulando informes de Contraloría.

Control, Inspección, Jurídico, Relaciones Públicas, Educación, Aseo y Ornato, Informática y Fomento ya han recibido los dardos.

Las acusaciones ya las hicieron por las pantallas de TV. y luego, al informarse de la realidad, prometieron un desmentido. Esto último nunca se hizo.

No sirve acusar al municipio por supuestas irregularidades para, a continuación cometer otras desde el sillón de concejal.

Tampoco se condice este discurso conciliador con la actitud reiterativa del concejal PR. acusando, reunión tras reunión, al alcalde por notable abandono de deberes. 

Resulta demasiado evidente el plan que está en marcha, quienes son los títeres y más evidente el ex alcalde y ex DC. que está dirigiendo esta burda maniobra.

Es necesario trabajar de verdad, con transparencia, honestidad y justicia social.
Hay que enmendar el rumbo.

El pueblo lo está pidiendo hace ya mucho tiempo, no solo en El Tabo sino que en el país entero.