playa_grande.jpgwww.lasnoticiasdeeltabo.cl

SIEMPRE JUNTO AL PUEBLO

El Señor de la Querencia 

Diputado Edmundo Eluchans (UDI), durante el fin de semana visitó algunas playas del Litoral Central promoviendo una, supuesta, campaña de limpieza de playas, acompañado del alcalde de Santo Domingo, Fernando Rodríguez Larraín, su padre y ex alcalde Fernando Rodríguez Vicuña y la ex concejala de Cartagena Marcela Chau, más algunas jóvenes promotoras contratadas para este efecto. Todos militantes de la UDI.

eluchans.jpgUno de los lugares visitados, sin previa autorización, fue playa chica de Las Cruces, comuna de El Tabo, la tarde del viernes 6 de Enero.

Cabe destacar que las playas de la comuna de El Tabo se han mantenido en óptimas condiciones de limpieza gracias a la labor desarrollada por este municipio con la ayuda de un vehículo limpia playas, la acción de los concesionarios a cargo de estas zonas y al trabajo desarrollado por el departamento de aseo y ornato.

limpiadora1.jpg

De hecho, este vehículo limpia playas ha sido compartido con municipios vecinos entregando una clara señal de colaboración y una nueva política orientada y enmarcada en la búsqueda de un trabajo en conjunto, no solo en este tipo de intercambios sino que en la postulación de proyectos globales en beneficio de la Provincia de San Antonio. 

Más que limpieza, la actividad desarrollada por el diputado Eluchans consistió en la repartición de folletos propagandísticos y entrevista a algunos medios de prensa que fueron convocados especialmente para la ocasión.

Sin embargo, la polémica se generó por la forma en que se organizó esta campaña que, a todas luces, es de tipo político electoral.

Esta actividad se realizó sin ningún tipo de permiso o trámite ante los respectivos municipios o ante la gobernación marítima. El procedimiento solo se limitó a cursar una invitación a los alcaldes y al gobernador marítimo.

Dicho de otra forma, se invitó a los alcaldes y autoridades marítimas a limpiar su propia casa.

Esta falta de protocolo, primero produjo sorpresa a los municipios afectados y luego  profunda molestia entre los ediles y el propio capitán de puerto de Algarrobo. Este último tampoco recibió ningún tipo de solicitud para la realización de esta actividad, política propagandística, que se efectuó en terrenos que están bajo la jurisdicción de la Armada de Chile.

En el caso de las autoridades marítimas, la molestia se debe a que no solo no se solicitó autorización sino que, además se les invitó a participar en un acto político partidista.

La Armada de Chile, así como las demás ramas de las fuerzas armadas son apolíticas y no deliberantes.

Se esperan nuevas reacciones y aclaraciones sobre esta polémica en los próximos días.