somnolencia.jpgWWW.LASNOTICIASDEELTABO.CL

SIEMPRE JUNTO AL PUEBLO

Durante el seminario sobre la nueva Ley 20.285 de la Transparencia de la Información, realizada el jueves 16 de Abril en la Contraloría General de la República, el Senador Hernán Larraín (UDI), en su intervención, se refirió a esta norma como una especie de Revolución agregando un desafortunado comentario.

“A pesar de que las revoluciones están pasadas de moda”.

Al parecer, el parlamentario no está al tanto de los cambios que se están sucediendo en nuestro entorno. En nuestra América Latina.

Nicaragua, El Salvador, Honduras, Dominicana, Venezuela, Ecuador, Paraguay, Bolivia y en menor grado, Uruguay, Brasil y Argentina, están viviendo profundos cambios tanto en lo político como en lo social, cultural y económico que bien pueden ser calificados como revolucionarios y que Hernán Larrain, en su somnolencia política no desea descubrir, ver ni escuchar.

La somnolencia del Senador resulta evidente en la foto de nuestra portada.

Ante esta realidad continental, decir que las revoluciones están pasadas de moda es cegarse y ensordecerse frente a una realidad arrolladora.

Tanto es así que, mientras el senador derechista trataba de continuar su discurso, con una foto de Jaime Guzmán a sus espaldas, a pocos metros, por calle Teatinos, desfilaban los empleados públicos adherentes al paro de la CUT, golpeando tambores, enarbolando banderas de lucha y emitiendo consignas alusivas y en contra de los empresarios que Larraín representa y defiende en el Congreso Nacional. 

revolucion_en_la_alameda.jpg    

Hernán Larraín, continuaba su discurso haciendo oídos sordos a las sirenas de las fuerzas especiales de carabineros que reprimían a los trabajadores, las carreras y los gritos que llegaban hasta la sala de convenciones de la Contraloría General de la Republica.

Si el Senador no escuchaba lo que los demás si oían, mal podría advertir que la Revolución en América Latina está más viva que nunca.

libro_nueva_ley.jpg

promotora_de_larrain.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Pero como la derecha nunca da puntada sin hilo, a la salida del seminario, en los pasillos de la misma Contraloría, una hermosa y joven promotora de acento extranjero ofrecía al público presente el libro “Transparencia y acceso a la información pública en Chile. La modernización que faltaba”.

El Valor, $ 8.000 y el autor, Hernán Larraín Fernández.

Solo faltó que la hermosa y elegante promotora promoviera el texto con un “LLEVE LA NUEVA LEY, LA NUEVA LEY, OIGAAA”.

gazmuri.jpg

Al ser consultado por este curioso marketing de su colega UDI., el Senador Socialista Jaime Gazmuri, sorprendido se acercó a la mesa, se agachó para observar y leer la portada del libro y sonriendo dijo, “no sabía”, y seguidamente se retiró del edificio contralor.

Se deduce que el Senador Larraín no fue lo suficientemente transparente con su colega Jaime Gazmuri (PS).

Ambos promulgaron esta nueva ley pero Gazmuri ignoraba el negocio del librito y Larraín ignora las Revoluciones que lo rodean.