Fidel y Piñera. 1995.

En una entrevista concedida por Sebastián Piñera al periodista norteamericano Andrés Oppenheimer, y publicada el Martes 16 en El Mercurio, declaró que “su administración pondrá un mayor énfasis en la defensa de las libertades individuales en la región, específicamente en países como Cuba y Venezuela”.

 

Alberto Espina y Andrés Allamand con Fidel Castro. 1995.

“Pienso que Cuba no es una democracia, y también pienso que en Cuba no se respetan los derechos humanos. En consecuencia, aspiro como Presidente a hacer todo lo mejor para que la Carta y el mandato de la OEA, de defender la democracia y defender los derechos humanos, sea más eficaz”, dijo.

 

Aparte de presenciar el incongruente y absurdo espectáculo de ver a un representante de la vieja guardia pinochetista hablando de “libertad” y “democracia”, nos queda claro que antes de iniciar su período Piñera ya está manejando las relaciones internacionales de Chile como un elefante en una cristalería.

El concepto de libertad y democracia de Piñera es ambiguo y confuso, evidentemente desconoce que Cuba no tiene un relator de la ONU monitoreando la situación de ese país, y Chile si lo tiene en relación a los derechos humanos del pueblo mapuche. Los indicadores de Cuba en temas de salud, educación, empleo y cultura sitúan a Cuba con uno de los más altos indicadores de Desarrollo Humano a nivel mundial. Chile, en cambio, está entre los 10 países del mundo donde es más inequitativo el reparto de la riqueza.

En la entrevista publicada en El Mercurio es lógico y natural que Piñera haya omitido el golpe de Estado en Honduras como un atentado contra la democracia, porque para él, el golpismo no le es ajeno: aplaudió a Pinochet en su momento y ha guardado un vergonzoso  silencio respecto a los crímenes de la dictadura chilena.

En la entrevista Piñera no descartó visitar Cuba (aún cuando no ha sido invitado), pero a diferencia de Bachelet, dijo que “no sólo se reuniría con las autoridades del país, sino también con la disidencia”.

Hablando con justicia, los “disidentes” en Cuba son una de las mayores farsas mediáticas contemporáneas, a los cuales se les da una impresionante cobertura a pesar de carecer en absoluto de peso político interno. Pese a los enormes recursos invertidos por Estados Unidos para financiar a la contrarrevolución en Cuba, sólo han logrado crear pequeños grupos de mercenarios, sin arraigo social, aislados y despreciados por su propio pueblo.

El prontuario político y ético de Piñera es macabro, en ambos aspectos. Mintió sobre el nivel alcanzado en Harvard, estuvo prófugo de la justicia en tiempos de Pinochet por delitos económicos y hace poco pagó una abultada multa por hacer uso de información privilegiada.

¿Con qué autoridad moral ni política el Señor Piñera hace reclamos a Cuba?
 
Firman en representación de la Dirección del Comando Amplio:

Juan Reyes R., Encargado Nacional de la Comisión de DDHH del Partido Socialista de Chile.
Mireya Baltra, ex ministra de la Unidad Popular
Humberto Martones, ex ministro de la Unidad Popular
Rodrigo Sánchez Villalobos, Alcalde de La Ligua
Etiel Moraga, Consejero Nacional CUT
Manuel Jacques, Presidente de la Izquierda Cristiana
Eduardo Artés, Primer Secretario del Partido Comunista  (AP)
Patricio Andreu Ávila, Vice presidente PH, encargado de Relaciones Internacionales
Juan Cuevas C. Dirigente Nacional de  Trab. PYME y Coordinador Gral. del Comando
Mónica Quilodrán, Secretaria General del MIR
Héctor Testa f. miembro del Coordinador del Movimiento SURDA
Edison Gutiérrez, Representante del MAS¬ Chile.       
Patricio Munita, Dirigente Nacional de Trab. Bancarios y  representante de Fuerza Social       
Jorge Araya Guerra, Dirigente Nacional CONFENATS
Gabriel Coustasse, Encargado de Comunicaciones del Comando Amplio.
Julio Arancibia A., MAS CLASE
Juan Navarrete, Dirigente Nacional de Trabajadores del Comercio.
Bernardo Vargas, Presidente del Comando  Nacional de Exonerados Políticos A.G.
Darío Salas, Dirigente sindical y representante de la Izquierda Cristiana ante el Comando
Alejandro Aravena, representante del Partido Comunista (AP) ante el Comando
Eugenio Paillalef Antinao, Dirigente Nacional Conf. Trabajadores   Panificadores
Richard Lamber, Dirigente Nacional de Trabajadores del Transporte (MUTT)
Movimiento G80.