Falta de agua

Última hora: Finalmente, el Jueves 4 de Marzo Esval se pronunció a travès del sub gerente zonal, Juan Carlos Flores, quién confirmó que en gran parte de las comunas de San Antonio y Cartagena, el servicio funciona con regularidad. Sin embargo, explicó que diversas roturas han impedido que el agua “regrese” a la zona comprendida entre San Sebastián y Algarrobo, lo que debería quedar solucionado esta tarde. También descartó que se vayan a efectuar nuevos cortes de agua en San Antonio.

 

Falta de agua

Última hora: Finalmente, el Jueves 4 de Marzo Esval se pronunció a travès del sub gerente zonal, Juan Carlos Flores, quién confirmó que en gran parte de las comunas de San Antonio y Cartagena, el servicio funciona con regularidad. Sin embargo, explicó que diversas roturas han impedido que el agua “regrese” a la zona comprendida entre San Sebastián y Algarrobo, lo que debería quedar solucionado esta tarde. También descartó que se vayan a efectuar nuevos cortes de agua en San Antonio.

Nota original, 03 de Marzo de 2010:

Luego del violento terremoto del sábado 27 de Febrero, se produjeron cortes en los servicios de electricidad, comunicaciones y agua potable. Algo comprensible e inevitable.
 
Al transcurrir los días, electricidad y teléfonos se fueron normalizando, sin embargo, el servicio más vital, el agua, continua interrumpida.
 
Los distintos municipios de la provincia de San Antonio han actuado en forma ágil, proveyendo de agua “no potable” a los distintos sectores de sus respectivas comunas.

Se han instalado estanques en sectores estratégicos los que son constantemente rellenados. En los lugares donde no se han alcanzado a instalar, se sigue repartiendo agua con camiones aljibes.

El gobierno regional ha prestado rápida colaboración en la entrega de recursos para la adquisición de estanques, arriendos de camiones aljibes y otros elementos para minimizar el problema.

En esta labor, los municipios han realizado un gran esfuerzo pero esto no ha estado exento de problemas. Uno de ellos ha sido la obtención del agua. Se ha debido recurrir a distintas fuentes, incluso a piscinas particulares, pero de extenderse la emergencia llegará un  momento en que la situación se volverá insostenible.

Por otra parte, el riesgo sanitario se puede presentar en cualquier momento.

A esto se suma la evidente incomodidad para la población ante una situación que no distingue clases sociales ni económicas. El problema lo sufren todos.

El descontento y la exasperación va en aumento mientras que la empresa responsable, Esval, no ha entregado ningún comunicado público, explicación, fechas o plazos para la restitución del servicio.

Los comunicados solo han sido extraoficiales y los plazos dados se han ido venciendo uno tras otro.

Las 24 horas prometidas ya se han convertido en 48 horas y, en la práctica, la ciudadanía ya soporta casi cinco días sin el vital elemento. 

Al visitar la página web de Esval, solo aparece un aviso, el que tampoco entrega plazos de solución y donde aparece un número telefónico de consulta que, para mayores de los colmos, es un 600 lo que significa un mayor costo agregado para quién realiza la llamada.

El aviso es el siguiente:

Estimado Cliente:
Lamentamos los inconvenientes surgidos a consecuencia del terremoto que afecto a nuestra región y la zona centro sur del país.
Deseamos informarle que todos nuestros equipos técnicos se encuentran trabajando en terreno ininterrumpidamente desde el momento mismo de ocurrido el sismo, a fin de normalizar a la mayor brevedad el suministro de agua potable, como ya lo hemos hecho en la mayor parte de nuestra región.

Para cualquier información por favor  llamar al “600 600 60 60”.

Es de esperar que Esval solucione el problema a la brevedad y en el intertanto, se digne ha dar una explicación a sus clientes. Es lo mínimo.