Gobernador Provincial. -Pucha que la embarré-.

Vehículo del Gobernador Mauricio Araneda habría ingresando al puerto de San Antonio por la puerta de salida, circulando velozmente en contra del sentido del tránsito y poniendo en riesgo a las personas. Al ser detenido el vehículo, la autoridad, esgrimiendo como argumento su cargo, habría amenazado en forma prepotente a los funcionarios portuarios.

Ante estos graves hechos, el Sindicato de trabajadores, Luciano Claude, emitió la siguiente declaración pública.

  

 

DECLARACIÓN PÚBLICA

¡NO ACEPTAMOS PREPOTENCIA PATRONAL!

Solo la necesidad de figuración pública puede explicar la desesperación que derivó en prepotencia hacia nuestros trabajadores asociados, por parte del Gobernador Provincial de San Antonio, Sr. Mauricio Araneda al interior del puerto, en el contexto de la tragedia que enluta a los pescadores de San Antonio.
 
En la tarde del día sábado 03 de julio de 2010, día en que apareció el cuerpo sin vida de uno de los pescadores desaparecidos, una camioneta intenta ingresar al recinto portuario, sin aviso, por la puerta de salida del sector sur, y en contra del sentido del tránsito, vehículo sin otra identificación que su placa patente.

Una trabajadora de seguridad detiene el vehículo indicándole al chofer que el ingreso al recinto es por el lado derecho, claramente señalado, y que además, por motivos de seguridad de las instalaciones portuarias, corresponde que en los accesos al puerto se identifiquen todas las personas y trabajadores que ingresan a sus recintos.

Arguyendo supuestas potestades inherentes al cargo del Gobernador Provincial, la camioneta intempestivamente continúa su loca carrera haciendo caso omiso de las reglas de seguridad y de tránsito que rigen en el recinto portuario de uso público, poniendo en riesgo la seguridad de las personas que circulan y faenan en el puerto.
 
Activado el plan de seguridad, y detenido el vehículo en el control de salida Espigón, los trabajadores de seguridad se dan cuenta que efectivamente el copiloto era el Gobernador Provincial de San Antonio, quien arguyó concurrir a una emergencia.

Entendiendo que la investidura de Gobernador no lo faculta para violar la normativa interna ni la ley de tránsito, nuestros trabajadores le indican al Sr. Araneda el deber de respetar los procedimientos que apuntan a la seguridad de los recintos portuarios y las personas.

El iracundo Gobernador Provincial, haciendo alarde de su poder y cerrando todo parlamento, le espetó a nuestro trabajador que se atuviera a las consecuencias si no le habilitaba de inmediato la salida. Ante esta desproporcionada reacción, solo restaba habilitar la salida y olvidar procedimientos. Mucho menos pensar en un mínimo control.
 
Frente a estos ingratos y graves hechos, protagonizados por una autoridad de nuestra provincia, el Sindicato de Trabajadores Luciano Claude, en su camino de defensa de los derechos de los trabajadores,  viene en aclarar y declarar lo siguiente:
 
1. La Gobernación Marítima, como principal responsable, no había avisado a los encargados de la seguridad del puerto sobre la existencia de alguna emergencia (Situación de peligro que requiere una acción inmediata), a la que se refería el Gobernador. En consecuencia, no se habían activado los procedimientos que en estos casos corresponden.

2. Sólo los vehículos de emergencia son los que tienen ciertas prerrogativas para concurrir a una emergencia, para lo cual deben estar autorizados y cumplir con señaléticas y otras obligaciones claramente normadas en la ley de tránsito; la camioneta en la que se movilizaba el Gobernador ciertamente no se ajusta a esa clasificación.

3. La Ley de Tránsito rige para todos quienes “usen o transiten por los caminos, calles y demás vías públicas, rurales o urbanas, caminos vecinales o particulares destinados al uso público, de todo el territorio de la República”, y la investidura de Gobernador Provincial no lo faculta para no cumplirla, muy por el contrario, el Sr. Araneda es quien debe liderar el cumplimiento de la ley y el respeto a las personas.

4. Nunca un cargo de autoridad puede ser usado para dar rienda suelta a apasionamientos personales, usarse para proferir “consecuencias” para los trabajadores que “osen” detener un torpe actuar.
 
¿De que consecuencias para nuestros trabajadores habla el Sr. Araneda? ¿Acaso la consecuencia más temida por los trabajadores, como es quedar sin empleo?
 
Ante estos lamentables hechos, exigimos al Gobernador honrar el cargo, y no tentarse en usarlo para darse gustitos personales, sustentar odiosos comportamientos patronales, ni mucho menos para dar rienda suelta a apasionamientos poco razonables.
 
Sr. Gobernador: los derechos y dignidad de los trabajadores se respetan, y la normativa y la ley se cumplen.
  
Sindicato de trabajadores Luciano Claude