Miriam Fernández

Por: José V. Medina Z.

Una verdadera actitud de hostigamiento hacía el municipio tabino ha asumido la Sr. Miriam Fernández, de nacionalidad argentina e investigadora del ECIM. (Estación Costera de Investigaciones Marinas) ubicada en Las Cruces y dependiente de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

 

Miriam Fernández

Por: José V. Medina Z.

Una verdadera actitud de hostigamiento hacía el municipio tabino ha asumido la Sr. Miriam Fernández, de nacionalidad argentina e investigadora del ECIM. (Estación Costera de Investigaciones Marinas) ubicada en Las Cruces y dependiente de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

 

Este actuar, de clara connotación política, se justificaría debido a que la investigadora era una acérrima defensora y cercana colaboradora del ex alcalde José Pérez, destituido por notable abandono de deberes en Junio de 2007. 

Decenas de acusaciones, solicitudes de información, amparos y reclamos ante el Consejo para la Transparencia, sobre distintos motivos y tal como lo refleja la página www.consejotransparencia.cl, dan cuenta de esta actitud casi enfermiza.

De hecho, y dando muestra de un total desconocimiento sobre la Ley 20.285 sobre Transparencia a la información pública, Miriam Fernández incluso ha presentado reclamos en contra del Juzgado de Policía Local de la comuna de El Tabo, los que han sido rechazados debido a que estos son tribunales especiales sujetos a la supervigilancia directiva de la Corte de Apelaciones. 

“El ámbito de aplicación de  la  Ley  20.285 sólo  dice  relación  con  los  órganos  que  expresamente señala  la  Ley  de Transparencia,  por lo que  no  procede  el  ejercicio  del derecho de acceso a  la  información en conformidad a  la citada Ley de Transparencia ante entidades que no invisten tal  calidad”, fue la respuesta que se le entregó. 

En esta última oportunidad, Miriam Fernández aparece firmando una carta enviada a diario Líder de San Antonio (06/04/2011), junto a Francisco Torres Rodríguez, ex funcionario de la Fundación Neruda.

En la misiva aparecen dando respuesta a una carta aclaratoria del alcalde Emilio Jorquera a otra carta, también publicada en el matutino y firmada por un supuesto vecino de Las Cruces, José Aguilera. Este último, al parecer, sería un nombre imaginario ya que en la localidad tabina no existiría tal persona. Por lo tanto, es fácil deducir quienes serían los verdaderos autores de la primera carta que inició la polémica.

En la primera carta (22/03/2011) se acusaba al alcalde tabino de intentar obtener beneficios económicos,  en colusión con el Concejo Municipal, a través de las modificaciones a las ordenanzas municipales. 

Con el fin de evitar posibles acciones legales por calumnias, se habría gestado el “nacimiento” de José Aguilera, hasta el día de hoy, inubicable.

Miriam Fernández,  esta vez da su nombre,  defendiendo los argumentos del personaje imaginario, para embestir nuevamente en contra de las autoridades de la municipalidad de El Tabo, lo que delata la verdadera autoría de la primera carta. 

Sobre el contenido de la última misiva, los argumentos son tan básicos y falsos que no merecen mayor análisis. Las ordenanzas municipales son creadas y modificadas por la administración comunal, en conjunto con el concejo municipal, ejerciendo las atribuciones que la propia ley otorga.

Por otra parte hay que recordar que, Miriam Fernández pertenece a ATRA, que corresponde a una agrupación para el trato responsable de los animales, la que organiza constantemente operativos de esterilización de animales, solicitando recintos municipales para desarrollarlos.

La encargada de solicitar estos recintos es, justamente, Miriam Fernández y estos siempre se los ha cedido, sin ningún reparo, el propio alcalde Emilio Jorquera.  De hecho ya se les autorizó un operativo para los próximos días en un recinto municipal de Las Cruces.

Sin embargo, a esta organización,  Miriam Fernández, hace pocos días, la convirtió en una nueva trinchera para entregar declaraciones y entrevistas a la prensa, nuevamente criticando a las autoridades comunales por la supuesta falta de apoyo a estas organizaciones y a sus actividades.

Finalmente, Miriam Fernández es una de las personas que encabezan el intento de convertir a Las Cruces en Zona Típica, a pesar del casi unánime rechazo de los habitantes del tradicional balneario tabino.