Foto AgenciaUno

El dirigente del movimiento ecologista Luis Mariano Rendón señaló que se buscará hacer un “gesto” respecto del “compromiso no violento” de la gran mayoría de las personas que participarán en la actividad.

Foto AgenciaUnoEl dirigente del movimiento ecologista Luis Mariano Rendón señaló que se buscará hacer un “gesto” respecto del “compromiso no violento” de la gran mayoría de las personas que participarán en la actividad.

Sábado 28 de mayo. 15 horas. Alameda. Esa es la fecha, hora y lugar definida por la agrupación Acción Ecológica para realizar una nueva movilización en contra de la construcción de HidroAysén.

La decisión, anunciada por Luis Mariano Rendón, buscar ser “un gesto que quiere dejar de manifiesto el compromiso no violento de la inmensa mayoría de las personas que integran este movimiento ciudadano”.

Con ello, la agrupación acogió parte de las sugerencias realizadas ayer por el intendente metropolitano, Fernando Echeverría, quien solicitó cambiar la marcha desde el viernes en la tarde -idea original del movimiento ecológico- para el sábado. El objetivo es reducir la posibilidad de que grupos de participantes se amparen en la oscuridad realicen desmanes.

En este sentido, Rendón señaló que al realizarse el sábado se le dará a la marcha “un carácter más familiar y más cultural”.

Asimismo, Acción Ecológica pretende realizar también un acto artístico, que contará con la presencia de Chico Trujillo y Legua York y que el lienzo que encabezará la marcha sea pintado por niños en el Parque Forestal. Sin embargo, esta última actividad estaba en duda, toda vez que el alcalde de Santiago, Pablo Zalaquett, expuso reparos a ella.

“No nos podemos hacer responsables de que se nos infiltren grupos vandálicos, entre otra cosas porque sería muy fácil destruir cualquier movimiento ciudadano por sus adversarios, haciendo las gestiones para que se infiltren estos grupos. Quien tiene la labor de resguardar el orden público es la policía”, comentó Rendón.

Infiltrados son de su parte

Según la directora de Chile Sustentablel, Sara Larraín “el permiso de las marchas es una obligación del gobierno darlo, es un tema constitucional”.

Aunque también mencionó una sospecha sobre estos infiltrados, “hace dos semanas que buscan a los culpables de los primeros incidentes, pero aún no pasa nada, entonces eso lo único que nos dice que los violentistas son incitados por la misma fuerza pública para que así la gente se aburra de las manifestaciones y seamos criticados”.