Fotografía, El MostradorLuego de los resultados de la encuesta Adimark, 30 % de apoyo – 62 % de rechazo y encuesta CEP, 26 % de apoyo – 53 % de rechazo, finalmente el presidente, con más bajo apoyo en 22 años de democracia, logró su objetivo.  La unidad nacional, ya que casi todo Chile lo rechaza.

Fotografía, El MostradorLuego de los resultados de la encuesta Adimark, 30 % de apoyo – 62 % de rechazo y encuesta CEP, 26 % de apoyo – 53 % de rechazo, finalmente el presidente, con más bajo apoyo en 22 años de democracia, logró su objetivo. La unidad nacional, ya que casi todo Chile lo rechaza.

Para empeorar las cosas, negó el derecho constitucional a manifestarse, a estudiantes secundarios y luego a universitarios, reprimiendo violentamente estos movimientos, el jueves 4 de Agosto, desatándose una protesta espontanea y generalizada, tanto en Santiago como en Regiones, con cacerolazos y barricadas incluidos, a la usanza de las primeras protestas contra la dictadura, en los años 80.

La excusa para prohibir estas manifestaciones fue, no paralizar el centro de Santiago, sin embargo, producto de la represión desatada, no solo se paralizó la Alameda sino que todo el centro de la capital y sus alrededores durante casi toda la jornada.

Posteriormente, durante la tarde, también se reprimió la marcha programada para las 18:30 horas, organizadas por universitarios, gremio de profesores y la civilidad, paralizándose nuevamente  todo el centro de la ciudad, para continuar con un cacerolazo y barricadas por casi todas las comunas de la región metropolitana y principales ciudades regionales.

El futuro para el gobierno empresarial de Sebastían Piñera en particular  y de la clase política en general es incierto. 

Solo resta esperar el desarrollo de los acontecimientos.

Por: José V. Medina Z.