Por: José V. Medina Z.

La reunión agendada para el martes 12 de junio fue pospuesta en un día (13 de junio) y ya no será resolutiva, solo informativa. Acusación por inhabilidad pesa en contra del secretario ejecutivo del CMN, Emilio de la Cerda, quién aparece como firmante a favor de esta declaratoria sin habitar ni tener propiedad en el sector.

alt

 

Por: José V. Medina Z.

La reunión agendada para el martes 12 de junio fue pospuesta en un día (13 de junio) y ya no será resolutiva, solo informativa. Acusación por inhabilidad pesa en contra del secretario ejecutivo del CMN, Emilio de la Cerda, quién aparece como firmante a favor de esta declaratoria sin habitar ni tener propiedad en el sector.

 Hay que recordar que la declaración de Zona Típica, con un polígono que incluiría el barrio Vaticano, Quirinal, playa chica, un sector de calle Errázuriz hasta Eduardo Romero, Av. La Playa y otros sectores aún por definir, fue tramitada por un grupo de personas a través de la Municipalidad de El Tabo, mediante un proyecto financiado por el estado.

La solicitud de este estudio la realizaron dos funcionarios municipales y fue aprobada por el Concejo Municipal el año 2009. Actualmente las autoridades comunales acusan a estos funcionarios de haberles falseado la información ya que les habrían asegurado que, para la declaratoria de Zona Típica la consulta ciudadana era obligatoria y vinculante, lo que no es efectivo.

Los estudios, licitados a la Universidad Central y que alcanzó a los 15 millones de pesos, fueron  presentados a la división de arquitectura del Ministerio de Obras Públicas MOP. V Región.

Según la municipalidad de El Tabo, el estudio de la consultora debía contener lo referente a participación ciudadana, sin embargo se detectó que, en las reuniones efectuadas, solo  participaron personas proclives a esta declaratoria. Al municipio se le entregaron listados donde solo aparecen las personas convocadas pero no las que realmente asistieron. El Municipio tampoco tiene certeza sobre la opinión de los asistentes a estas reuniones.

Esta declaratoria está recibiendo un fuerte rechazo, por gran parte de los habitantes del balneario de Las Cruces, ya que en la propuesta original no se consideraba la creación de un polígono sino que solo se planteaba la inclusión de algunas casas patrimoniales en particular.

La preocupación surge debido a que esta declaratoria está por ser aceptada y aplicada por el Consejo de Monumentos Nacionales sin previa consulta al municipio tabino ni a los vecinos afectados.

Hace algún tiempo atrás, el ingeniero constructor civil de la Universidad Católica y antiguo vecino de Las Cruces, Jaime Mozó Ballacey, expuso, sobre la declaración de Zona Típica en el Centro Recreativo de la Caja de Compensación “La Araucana”.

En esa ocasión, Mozó explicó que, uno de los objetivos de la Zona Típica es conservar el carácter único a la zona involucrada. Se intenta conservar las características que la sociedad, como un todo, le interesa preservar en el tiempo como una muestra de una cultura propia y su desarrollo.alt

En el caso de Las Cruces, se podría decir que se ha fijado, en el tiempo, los hitos que mostraron que fue, que ha sido y el porqué de muchas cosas que pasaron en este balneario.

Muchas familias han tenido sus casas aquí, las han mantenido y se ha generado, en torno a Las Cruces, todo un desarrollo. De una u otra forma, esas casas muestran la historia de este lugar”, explicó.

El expositor comenzó graficando con algunos ejemplos explicando que, la situación normal en cualquier zona permite que el dueño de una propiedad pueda vender, transformar o modificar su casa, respetando las normativas que establece la ley general de urbanismo y construcción.

En cambio, como su definición lo indica, el patrimonio arquitectónico pasa a ser un bien público para la conservación de ese lugar.

El dueño de la misma casa deja de disponer libremente de ese bien, deja de  tener algunos derechos y se ve obligado a respetar una serie de normativas que le imponen a él. Una de ellas es la mantención. Esto implica que el dueño de la propiedad, en caso de hacer alguna modificación o transformación, necesita una autorización del Consejo de Monumentos Nacionales.

altSe han dado casos en que, incluso para pintar la propiedad de un determinado color o tonalidad, el dueño debe solicitar esta autorización ya que, ese lugar dejó de ser absolutamente privado y pasó a tener ciertas características de un bien público. Esto debido a que pasó a ser parte de un patrimonio que es de todos, ya que está representando la cultura y desarrollo que tuvo ese determinado lugar en alguna época pasada.

En definitiva se produce una contradicción ya que un privado tiene que estar financiando, de su bolsillo, la mantención de un lugar público para conservar el patrimonio de ese lugar.

Esto lleva a que, en muchas ocasiones, el dueño del lugar no es capaz de mantener la propiedad y el estándar que había, quedando la propiedad en un completo abandono. El bien se deteriora y va perdiendo su valor patrimonial.

Los beneficios, para el privado, no compensan al no disponer libremente de ese bien. A veces el estado le bajará las contribuciones hasta en un 50% pero el valor del terreno sufrirá una pérdida mayor. Existen múltiples ejemplos tanto en Valparaíso como en Santiago y otras zonas del país.

En ocasiones, algunas propiedades, de gran valor histórico, han sufrido incendios de dudosa procedencia que han permitido al dueño recuperar, al menos el terreno y, de esta forma, quedar liberado de la declaratoria patrimonial.

Normalmente, en países desarrollados, los patrimonios arquitectónicos pasan a ser de cargo estatal ya que son de interés público.

Esto no sucede con la legislación chilena ya que los intereses y necesidades son diferentes y el estado tiene otras prioridades, sobre todo luego del último terremoto.

Jaime Mozó piensa que, de acuerdo a la experiencia en otras zonas del país donde se han  aplicado estas medidas, estas llevan a estancar el desarrollo de un lugar, manteniéndolo en el pasado, con el consiguiente deterioro de las propiedades que se pretenden proteger.

Secretario Ejecutivo del CMN, Emilio de la Cerda, se convierte en juez y parte ante declaratoria de Zona Típica en Las Cruces

altEmilio de la Cerda apareció firmando la declaratoria de Zona Típica en Las Cruces, dando como domicilio, calle Lincoln 123. Según sus declaraciones en diario La Tercera (Domingo 11 de Junio de 2012, página 32), su firma fue previa a ocupar el cargo. Explica que esa es la casa de su abuelo donde él pasó su niñez. “No tengo intereses creados  con esta causa y me inhabilito cada vez que hay instancia de deliberación”, sostiene De la Cerda.

Sin embargo, el hecho de que haya apoyado la iniciativa indica que, si tiene interés pues de lo contrario no habría firmado, independiente de la fecha en que asumiera su actual cargo en el CMN.  Existiendo entonces este interés, respaldado con nombre y  firma, resulta de obviedad absoluta  pensar que, en realidad, si ejerce influencias sobre el resto de los consejeros en esta materia, aunque él asegure su abstención en las deliberaciones.

Finalmente y hablando de inhabilidades, el estudio de la Universidad Central estuvo a cargo de Salim Rabié y Andrés Richards, ambos también con casa en el barrio Vaticano de Las Cruces.

En resumen, se puede concluir que el estudio y declaratoria de Zona Típica patrimonial en Las  Cruces, nació y está viciada de principio a fin. LNT.