El parlamentario señaló que se logró “neutralizar” los efectos segregadores en la educación que tenía la propuesta original del  gobierno y también “se logró concentrar la rebaja del impuesto a las personas en la clase media”.

altEl parlamentario señaló que se logró “neutralizar” los efectos segregadores en la educación que tenía la propuesta original del gobierno y también “se logró concentrar la rebaja del impuesto a las personas en la clase media”.
 
El senador Ricardo Lagos Weber, expresó, sobre la aprobación del ajuste tributario del gobierno que “no me deja satisfecho y no es la reforma que queríamos”, pero destacó que se logró “neutralizar y morigerar los aspectos negativos que tenía la propuesta original del gobierno”. El parlamentaria valoró que producto de las conversaciones con el Ejecutivo se consiguió “allegar más recursos para educación que no estaban contemplados en el proyecto original del gobierno“.

Al detallar, algunos de los alcances de lo que se aprobó en la Comisión Mixta, Lagos Weber indicó, “logramos persuadir al gobierno de que el beneficio tributario no distinguiera entre los que tiene hijos en colegios subvencionados o en los colegios municipales, esto costó mucho pero el gobierno debió aceptarlo de lo contrario no había reforma”, manifestó.

Otro de los puntos en los que el gobierno debió entender que tenía que modificar su postura fue, en los tramos de rebaja de impuestos, “ahí la rebaja se concentró en los de menores ingresos o realmente en la clase media entre los ingresos de 535 mil y 2,7 millones de pesos, quienes tendrá rebajas de un 20% y en los tramos más altos una rebaja del 4%, esto era algo que no estaba en los planes del gobierno realizarlo”.

Lagos Weber enfatizó, “no es lo optimo, no es lo que yo quería, pero rechazar esta propuesta sería una irresponsabilidad dado los recursos que involucraban”, señaló el parlamentario y acotó, “esta es una reforma que recauda 1200 millones de dólares cuando esté en régimen. Sirven, si. Es lo que el país requiere? No, se requiere más”.

 

El parlamentario recordó que “no hubo posibilidad de poner la propuesta que nosotros queremos arriba de la mesa y la alternativa era o rechazar lo que proponía el gobierno o esperar dos años más para poner nuestra propuesta”, finalizó.