ENDESAElécctrica habría adquirido hace unas semanas cerca de 200 hectáreas en la comuna de Santo Domingo, en la Región de Valparaíso, en la ribera del río Maipo.

ENDESAEléctrica habría adquirido hace unas semanas cerca de 200 hectáreas en la comuna de Santo Domingo, en la Región de Valparaíso, en la ribera del río Maipo.

La generadora más grande del país está avanzando de forma sigilosa en el desarrollo de un nuevo proyecto termoeléctrico para la zona central, con una capacidad instalada de nada menos que 1.600 MW, el que vendría a suplir a HidroAysén (2.750 MW) en caso que este proyecto hidroeléctrico no se construya.

Se trata de una potencia superior a la que proporcionalmente le corresponde a Endesa por su participación en el complejo ubicado en la Patagonia: es dueña del 51% de la sociedad, mientras el restante 49% pertenece a Colbún. Su viabilidad hoy se avizora compleja por los reparos que genera para su socio, Colbún, y también a nivel político y ciudadano.

Pero la alternativa surgió de manera rápida. Endesa está pensando en levantar un complejo termoeléctrico a gas natural, el que estaría dividido en dos unidades de 800 MW cada uno, y que se abastecerá del gas que arriba al terminal de Quintero. Éste es comercializado por GNL Chile, sociedad de la que Endesa posee el 33%.

La iniciativa se ubicaría en la Ruta 66, a un costado del río Maipo, por lo que contaría con agua para enfriar los procesos.

El trabajo para levantar esta nueva central ya se está haciendo: la compañía eléctrica ya habría adquirido un terreno de 200 hectáreas en la comuna de Santo Domingo, en el límite entre las regiones Metropolitana y de Valparaíso, 30 kilómetros al interior de la ciudad de Santo Domingo.

El costo de desarrollo de una unidad de este tipo podría alcanzar los US$4.000 millones.

AMPLIACIÓN.

La idea es aprovechar el suministro que llegará al país tras una futura ampliación del terminal de Quintero, y a las mejores condiciones que tiene la compañía para adquirir gas natural licuando, tras el acuerdo alcanzado hace unos meses con British Gas. Esto ya estaría siendo analizado por la compañía administradora (GNL Chile), dada la proyección de mayor demanda que tendrá este combustible en el mediano y largo plazo.

Dada las severas dificultades para levantar centrales hidroeléctricas de gran tamaño o unidades a carbón -dos unidades de Endesa, Bocamina I y II, permanecen en litigios en Tribunales- el gas aparece como una alternativa única para poder cubrir el déficit energético proyectado para fines de la década.

Y la compañía -controlada por la italiana Enel- ya no tiene espacio para ampliar todavía más sus unidades a gas existentes, como San Isidro, Quintero o Taltal, por lo que se debe necesariamente buscar una locación nueva y partir de cero.

La alternativa que analiza Endesa permitiría paliar parte del déficit de nueva capacidad disponible para el mediano plazo. De acuerdo con los pronósticos de expertos, hasta 2015-2016 hay certeza de que habrá abastecimiento -y si llueve, a precios competitivos-, pero que más allá de esa fecha no se puede asegurar nada.

Ayer, Endesa emitió un comunicado en que dijo que “ratifica que mantiene vigente en su cartera de inversiones el proyecto Hidroaysén”, luego que El Mercurio publicara un artículo en que destacaba que la empresa había sacado esta iniciativa de su presentación a inversionistas.

La Presidenta electa Michelle Bachelet se ha pronunciado escuetamente en relación al proyecto, afirmando que, tal y como está planteado actualmente, “HidroAysén no tiene viabilidad”.

Fuente: Gustavo Orellana www.pulso.cl