Luego de reunirse con el alcalde Emilio Jorquera, el joven médico le comunicó que presentaría su renuncia formal a los servicios de salud de El Tabo.

El Tabo
                               El Tabo

Ayer, cerca de las 21 hrs. luego de una despiadada funa, por las redes sociales, en contra del médico de la posta de El Tabo y luego que el alcalde Jorquera anunciara su retiro desde los servicios de urgencia de la comuna, el doctor Baeza se comunicó con este medio para hacer sus descargos.

Baeza atribuyó “esta maniobra”, en parte, a motivaciones políticas, poniendo como ejemplo a candidatos que aprovecharon la polémica en beneficio de sus respectivas campañas.

Joaquín Baeza explicó, a nuestro medio, que él es de nacionalidad chilena y que estudió medicina y se tituló en Cuba. Debido a esto es que debe convalidar sus estudios para poder ejercer en Chile dando el examen Eunacom, en diciembre del presente año. Los servicios de salud están autorizados para realizar contratos en esta condición, debido a la falta de profesionales que quieran ejercer en la salud pública, rural, especialmente.

Con respecto a las acusaciones del uso del celular en horario laboral, desmintió tajantemente que fuera para chatear, aclarando que lo usaba para “dosificar” su labor y realizar gestión con este medio debido a la falta de infraestructura en los servicios de salud, como por ejemplo, computadores con internet. “Me considero un trabajador público, con vocación de servicio y tengo mi conciencia limpia”, aseguró.

Explicó que existe incomprensión de parte de los usuarios. Por ejemplo, señala que pocas veces alcanza a tomar su hora de colación debido a que si surge un imprevisto, inmediatamente hay gente que levanta la crítica. Incluso, afirma haber recibido amenazas de muerte de algunos individuos procedentes de tomas, desde los sectores altos de la comuna.

Dice trabajar, muchas veces, desde las 10 hrs. a 20 hrs. para llegar a su casa a estudiar para el examen de fin de año. Aseguró nunca haber tomado una licencia médica, a pesar de haber estado enfermo. Reconoce que muchos de sus colegas evitan trabajar en este sector y optan por el sistema privado, pero sin embargo, a él le agrada e insiste en reafirmar su vocación de servicio público. 

Finalmente, lamentó la situación generada, lo que lo ha sumido en un estado depresivo, reconoció, y agradeció los múltiples llamados de apoyo que ha recibido de parte de muchos de sus pacientes y amigos, lo que, al finalizar la entrevista, nos pareció una suerte de despedida. LNT.