Canta autor, Raúl Acevedo.
Canta autor, Raúl Acevedo.

A propósito del evento desarrollado el fin de semana en el Estadio Nacional, canta autor, Raúl Acevedo, cuestiona el uso actual de ambos términos.

Por: Raúl Acevedo.

Paradojal el hecho de tener tan cerca a una de las cumbres más altas de América (monte Aconcagua) y no tener claro a que se refiere el uso del término “cumbre”…es como si los Nepaleses no lo entendieran.

Claro, más de alguno justificará que es un cliché publicitario, a lo que entonces habría que alegar “publicidad engañosa“.

No es fácil establecer las fronteras en los estilos musicales…con la palabra, mágica “fusión“, todo puede ser. Sin embargo, mis  oídos educados desde la primera infancia bajo el influjo Beatle, (pasando por Eric Burdon, Stones, Jimmy Hendrix, Blind Faith, Cream, Zeppelines, Deep Purple, EL&P, Génesis, Pink Floyd, Mott the hoople, Procol Harum…) y tanto prócer, son algo más exigentes… antipáticamente discriminadores y siembran sospechas ante una guitarra distorsionada a la manera del rock, pero ejecutada por un rockero de laboratorio.

El fundamento Rock no reside en los distorsionadores ni en los decibeles, ni siquiera de lo que ese piloto se fume o aspire, sino en la actitud del piloto (léase piloto, ese que se pone detrás de la guitarra).

He visto algunos videos de aquella cumbre tan aludida por bisoños periodistas muy documentados unos y otros no tanto, y sin embargo en ambos casos, está el mismo abismo temporal de no haber vivido los años de la “cultura rock“.

Puedo reconocer legítimas aspiraciones de quienes desfilaron por aquel escenario, pero no distingo ese rock que sonando incluso en una radio a pilas, tenía garra, personalidad, rebeldía, irreverencia y por sobre todo carne de mito.

Fundamentalmente, discrepo del mal uso del término “cumbre” y del término rock.

Sobre las ganas de hacer música que se puede decir ?… cada cual en lo suyo y de la manera que mejor puede.

Evoco esa insistente tendencia de algunos medios e instituciones a etiquetar mi quehacer cantoral como “música folclórica” …nunca jamás!!…raíces, oído popular (relativo a pueblo…no a difusión masiva) pero folclor ?…esa pega de grabar viejitos cantando canciones tradicionales, para dejarlas como “material de museo“, en tanto ese mismo viejito heredó aquella musicalidad de la oralidad, que en esencia es cambiante.

Una canción en un museo se llena de polvo y telarañas … una canción entre la gente evoluciona, por lo tanto, que existan trazas de rock en lo que se hace hoy, es absolutamente posible…pero rock …en términos puros?

Quizás sobrevive en aquellos cultores clásicos, que han ido envejeciendo y muriendo por cierto …pero las nuevas generaciones podrán tratar de imitar el estilo y les va a fallar la vivencia …les va a faltar esa tecnología de sonido en pañales de los 60…apenas dolby stereo, una Guerra de Vietnam, un Festival de Woodstock (irrepetible) un Mayo del 68.

En suma, les va a faltar la cultura de los 60-70…ese río en el que ya nadie podrá bañarse por segunda vez.

Bienvenido lo nuevo!! …pero no le digan Rock!!!…a rascarse la cabecita muchachos, hay que rebautizar lo nuevo.

Hoy, en que las cumbres están borrascosas de tanto truco publicitario …y el Rock, si es que no está muerto, agoniza….gritemos a lo Robert Plant …Viva el Rock!!!…y demos vuelta la página.