Jose Pepin Perez.
José Pérez, quien fue destituido por el TRICEL, el año 2007, por falta a la probidad administrativa y notable abandono de deberes, ahora es candidato a Core.

Es probable que los más jóvenes lo puedan haber olvidado. En la ocasión, a pesar del fallo del tribunal electoral, los “colaboradores” de “Pepín” Pérez se negaron a entregar el mando del municipio y estos debieron ser desalojados por fuerzas especiales de carabineros, caso inédito en la historia del municipalismo nacional.

Al interior del Consejo Regional se asegura que el “tema de la probidad es esencial para una democracia sana y participativa“, por lo que resulta, a lo menos, sorprendente y tragicómico que un ex funcionario público, destituido de su cargo por faltas a la probidad, hoy sea candidato a un cargo que, justamente, debe asignar recursos públicos del presupuesto regional.

 Entre sus tareas, los consejos regionales deben aprobar, modificar o sustituir el plan de desarrollo de la región y el proyecto de presupuesto regional.

 También deben definir la distribución de los recursos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional. Es por eso que se señala que “no corresponde que personas con este historial, tengan acceso a poder administrar los fondos regionales de gobierno“.

Incluso, producto de este “traspié“, José Pérez estuvo inhabilitado, por cinco años, para poder ejercer cargos públicos. 

Sin embargo, el tiempo pasa, la memoria es débil, la ética no es factor, y ahí lo tenemos instalado como candidato a consejero regional por la región de Valparaíso. LNT.